Monitor gaming: ¿Qué debes saber antes de comprarlo?

Es bien conocido que la velocidad de comunicación entre dispositivos hardware se ve limitada por la frecuencia de trabajo del más lento. Así pues, no tendría sentido hacer una gran inversión en una CPU potente y acompañarla de una placa base, módulos de memoria RAM o discos SSD que no estén a la altura. Ese equipo sería carne de cuellos de botella, ¿verdad?.

Pues, siguiendo el razonamiento anterior, el poseedor de una tarjeta gráfica de alto rendimiento debe preocuparse en tener un monitor equivalente, y más aún con la evolución gráfica que ha experimentado el sector gaming . Si es tu caso, o simplemente estás pensando en cambiar de monitor, deberías prestar atención a estas características:

Tamaño y Densidad de pixels

Son términos relacionados. El tamaño del monitor se mide por las pulgadas (“) de la diagonal de su pantalla, mientras que la densidad se mide en pixels por pulgada (ppp o ppi en inglés). Lo recomendable son 24” o 27” (suponiendo que jugaremos a una distancia de unos 50 cm) y una densidad superior a 100 ppp (cuanto mayor sea, habrá menor pixelado).

Para calcular la densidad de pixels del monitor es necesario conocer el tamaño de su diagonal, los pixels de anchura y los pixels de altura. Después aplicamos esta sencilla fórmula matemática:

 

Dp = pixels diagonal / pulgadas diagonal = √ (pixelAncho+ pixelAlto2) / pulgadas diagonal

 

Monitor gaming: Tamaño y densidad de pixels

Resolución, Relación de aspecto y Forma

El pixel es la unidad mínima de información gráfica. Un monitor está formado por millones de ellos, que al combinarse forman una imagen digital. La resolución o definición es el producto entre los pixels de ancho y los pixels de alto y determina la relación de aspecto (proporción entre anchura y altura). En el ejemplo anterior la resolución del monitor sería 2560 x 1440 pixels y 2560/1440 = 16:9 su relación de aspecto. Hoy día las resoluciones más habituales que encontramos en monitores de uso general son:

 

720p = 1280 x 720 pixels = HD-Ready

1080p = 1920 x 1080 pixels = Full HD

1440p = 2K = 2560 x 1440 pixels = QHD

2160p = 3840 x 2160 pixeles = 4K

 

Dependiendo de la forma de su estructura tenemos 2 tipos de pantallas:

  1. Plana (suelen tener una relación de aspecto 16:9 (wide o panorámico))
  2. Curva (Pueden tener una relación de aspecto 21:9 (ultrawide o ultrapanorámico), lo que aumenta la experiencia de inmersión en el juego. La desventaja es que pueden producir reflejos de las luces de la estancia y es necesario estar centrados.)

 

Monitor gaming: Relación de aspecto y forma

Tiempo de respuesta y Tasa de refresco

El tiempo de respuesta es el tiempo que necesitan los pixels para cambiar de un color a otro. Si queremos jugar a una alta tasa de fps (frames por segundo) es importante que el monitor tenga un tiempo de respuesta muy bajo.

La tasa de refresco indica las imágenes que pueden mostrarse por segundo. Lo ideal es como mínimo 144 Hz, para poder visualizar juegos entre 30 fps y 60 fps y evitar el motion blur (efecto fantasma que emborrona la imagen), sobre todo en escenas rápidas.

Así pues, a pesar de ser dos términos distintos deben ir combinados. Por ejemplo, un monitor con un tiempo de respuesta de 1 mseg y una tasa de refresco de 60 Hz tiene un tiempo de 1/60 = 16 mseg entre imagen e imagen, lo cual es suficiente, para variar el color de sus pixels.

Tipo de panel

  1. Panel TN (el más extendido y barato de fabricar)
    Ventajas: Económico; la retroiluminación led permite un ahorro energético; bajo tiempo de respuesta (1 mseg); tasa de refresco hasta 244 Hz.
    Desventajas: Los ángulos de visión son pequeños; hay que visionarlo centrados o perdemos color y brillo; la reproducción de los colores no alcanza a sRGB.
  2. Panel TA ( Es una mejora de la tecnología TN)
    Ventajas: Aumenta la calidad de imagen.
    Desventajas: Aumenta también el tiempo de respuesta.
  3. Panel IPS-LED
    Ventajas: 8 bits de profundidad de color (16,7 millones de colores) que permiten negros más reales y colores más vivos; ángulos de visión hasta 178º sin perder calidad de imagen.
    Desventajas: Tasa de refresco de 144 Hz; tiempo de respuesta de hasta 5 mseg.

¿Entonces, con cuál nos quedamos?. Pues, si queremos jugar a una elevada tasa de fps (frames por segundo) elegiremos la tecnología TN. Aquellos que también lo usen para multimedia, diseño o  edición de vídeo deberían elegir IPS porque la representación de los colores es más realista.

Sincronización de la señal de vídeo

Para evitar defectos en la señal de imagen, el monitor debe sincronizar su frecuencia de entrada con la frecuencia de salida de la tarjeta gráfica, ya que estas son tan potentes, que sobrepasan el rendimiento del monitor. Actualmente existen 2 tecnologías:

  1. G-Sync (Es la tecnología propietaria de Nvidia. Si quieres, consulta más detalles.)
  2. FreeSync (Es la tecnología propietaria de AMD. Puedes consultar más detalles.)

Por tanto el monitor y la tarjeta gráfica tendrán que usar la misma tecnología de sincronización si queremos aprovechar sus ventajas.

Conectividad

La interfaz por excelencia sigue siendo HDMI en sus distintas versiones, aunque podemos decantarnos por un monitor con más de una entrada: DVI, DisplayPort o Thunderbolt.

 

Conclusión: Hemos repasado las características técnicas fundamentales que debéis conocer antes de comprar un monitor, ya sea para gaming, multimedia o propósito general. Recomiendo que prestéis atención a otros aspectos como el consumo energético o la calidad de los materiales. También son importantes aspectos del diseño como la textura (produciendo menos reflejos un acabado mate que metálico) o la ergonomía (es recomendable un soporte con rotación horizontal de 90º, vertical de 15º y regulable en altura, sobre todo si vamos a estar muchas horas frente a él).

 

Fuentes by Freepik: vector1, vector2, vector3, vector4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *